Cómo engañar a tu mente a gastar menos

La mente trabaja de manera misteriosa (y cara), pero puedes ser más astuto que ella con estas ideas para ahorrar dinero.

  • Piensa: Lo primero es pensar seriamente en la compra a realizar. Presionado? Apresurado? Si te sientes así no podrás pensar bien si debes o no hacer la compra. Infomerciales están diseñados para tomar ventaja de esta peculiaridad del cerebro.
  •  Hacer un balance regularmente, incluso si no tienes que hacerlo: ¿Está bien tu presupuesto así como lo vienes llevando? Recuerda que vas a seguir pagando lo tus servicios, facturas de cable, tarjetas de crédito, a menos que tenga una razón de peso para cambiar, tener esto en mente siempre será saludable para tu presupuesto.
  • Ahorrar dinero es relativo: somos malos para hacer comparaciones: Se puede fácilmente pagar 1.000Bsf para comprar un equipo nuevo de sonido para el automóvil ya que es un precio relativamente bajo en comparación con lo que vale el auto, pero pensamos mucho más en gastar la misma cantidad de dinero para reparar las tuberías de la casa.
  • Automatizar todo: Pagar las facturas de forma automática para evitar cargos por pagos atrasados. normalmente el solo pensar en tomar unas horas de nuestro ocupado día para pagar los servicios nos preocupaba e incluso deprimía, hasta un punto de dejarlo para otro día, teniendo a veces como resultados multas por retrasos o inclusive suspensión de los servicios. hoy en día hay muchas maneras de realizar pagos de servicios a través de transferencias bancarias, haciendo de este deber algo muy rápido, fácil y en algunos casos agradable de hacer.
  • Oblígate a ti mismo a ser simplemente feliz: Piensa en algo que quieras hacer mas, ya se trate de lectura, algún deporte, visitar amigos o simplemente relajarte en casa con tu familia, cosas que te hagan sentir bien y que no necesariamente impliquen gastar dinero, harán que te olvides de aquellas otras cosas que si lo conlleven. Agregar un recordatorio semanal a su calendario hasta que sea parte de su rutina.
  • Hacer un poco todo el tiempo: Si estas abrumado por decisiones, es más fácil no hacer nada. En lugar de tratar de ahorrar un poco en todo, trata de centrarte en dos de tus mayores y comunes gastos. Trata de reducir pequeños porcentajes progresivamente y con el pasar de los meses veras un gran cambio.

Para concluir, algo muy importante; ahorrar no es privarte de tus gustos o necesidades, ahorrar es prioritizar tus gastos, es saber cuándo, cómo y dónde hacer ciertas compras. Tomando en cuenta esto seremos mas consiente de nuestros gastos y al final del mes veremos un poquito más de dinero en nuestro bolsillo que lo que veíamos antes

0

Añadir un comentario