Confeccionando Nuestros Valores

Mas que un anillo de compromiso

El muchacho entro con paso firme a la joyería y pidió que le mostraran el mejor anillo de compromiso que tuviera.  El joyero le presento uno.  La hermosa piedra, solitaria, brillaba como un diminuto sol resplandeciente.

El muchacho contemplo el anillo y con una sonrisa lo aprobó.
Pregunto luego el precio y se le dispuso a pagarlo.

¿Se va usted a casar pronto? – le preguntó el joyero.

– No, respondió el muchacho – Ni siquiera tengo novia.

– La muda sorpresa del joyero divirtió al comprador.

– Es para mi mamá – dijo el muchacho – cuando yo iba a nacer estuvo sola.  Alguien le aconsejo que me matara antes de que naciera, así se evitaría problemas.  Pero ella se negó y me dio el don de la vida.  Y tuvo muchos problemas muchos.

Fue padre y madre para mi, y fue mi amiga y hermana, y fue maestra.  Me hizo ser lo que soy.  Ahora que puedo le compro este anillo de compromiso.  Ella nunca tuvo uno.  Yo se lo doy como promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo hare todo por ella.  Quizá después entregue otro anillo de compromiso.  Pero será el segundo.

El joyero no dijo nada.  Solamente ordeno a su cajera que le hiciera al muchacho el descuento que se hacía nada mas a los clientes importantes.

Cuestión de actitud

Se despertó una mañana, se miro al espejo, y noto que tenía solamente tres cabellos en su cabeza.  Uhmmm pensó, creo que hoy me voy  hacer una trenza.  Así lo hizo y paso un día maravilloso.  El siguiente día se despertó, se miro al espejo y vio que tenía solamente dos cabellos en su cabeza. Uhmmm dijo, creo que hoy me peinare de raya en medio.  Así lo hizo y paso un día grandioso.  El siguiente día cuando despertó, se miro al espejo y noto que solamente le quedaba un cabello en su cabeza  Bueno se dijo, ahora me hare una cola de caballo.  Así lo hizo, y tuvo un día muy, muy divertido.  A la mañana siguiente, cuando despertó, corrió al espejo y

enseguida noto que no le quedaba ni un solo cabello en la cabeza.  !Qué bien!  Exclamó  !Hoy no me tendré que peinar!

Tu actitud es todo en la vida.  Alégrate cada mañana; dale gracias a Dios por el nuevo día.  Ríete de ti mismo. Acéptate.  Se bondadoso y amable con los demás.  Sonríeles, porque cada persona que te encuentres tiene sus problemas y tu sonrisa lo ayudará.  La vida no es esperar a que la tormenta pase, ni es abrir el paraguas para que todo resbale… Es aprender a bailar bajo la lluvia y darle gracias a Dios por sus bendiciones! Ama, perdona y olvida, el tiempo pasa y la vida es una para disfrutarla y valorarla.

Cambia de Estrategia

Dicen que una vez había un ciego sentado en un parque, con una gorra a sus pies y un cartel  en el que, escrito con tiza blanca, decía: “POR FAVOR AYUDEME, SOY CIEGO”

Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observo unas pocas monedas en la gorra.  Sin pedirle permiso tomo el cartel, le dio la vuelta, tomo una tiza y escribió otro anuncio.  Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue.  Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna.  Ahora su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconociendo sus pasos le preguntó si había sido él quien reescribió su cartel y sobre todo, que qué era lo que había escrito allí. El publicista le contesto: – “Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”.
Sonrió y siguió su camino.  El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: “ESTAMOS EN PRIMAVERA, Y … YO NO PUEDO VERLA”.

Cambiemos de estrategia cuando algo nos sale, y veras que puede que resulte mejor de esa manera.

0

Añadir un comentario