El Peso ideal al alcance de nuestras manos.

Tener el peso adecuado no es solo algo estético, sentirse bien tanto por fuera como por dentro es algo que todos nosotros deberíamos buscar durante el transcurso de nuestras vidas. El perder peso nos aportará tanto ventajas físicas, estéticas como también bienestar general en nuestro organismo. Con un poco de dedicación y esfuerzo lograremos perder esos kilos de más que pueden llegar a afectar nuestra autoestima y mucho más importante nuestra salud.

Sufrir de sobrepeso puede crear a largo plazo la aparición de ciertas afecciones en nuestro organismo que pueden acarrear importantes problemas de salud.

¿Por qué es tan beneficioso acercarnos a nuestro peso ideal?

  • Disminución notable del colesterol y reducción de triglicéridos (grasas).
  • Disminuye la presión arterial y , por tanto, el riesgo de infarto de miocardio en personas adultas.
  • Mejora significativa de la movilidad física.
  • Prevención de patologías cardíacas.
  • Disminución del riesgo de sobrepeso y diabetes (más del 80% de personas con diabetes padece sobrepeso).
  • Prevención de desarrollar artritis (por cada kilo que aumenta las posibilidades se incrementan un 10%).
  • Desaparición del síndrome de apnea obstructiva del sueño, es decir, los molestos ronquidos.
  • Mejora de la calidad de vida.

Perder peso de manera rápida es relativamente fácil, mantenernos en ese camino es mucho más difícil. Cualquier persona puede hacer una limpieza o un plan extremo, pero en el momento que nos detenemos y no continuamos con este “plan” recuperamos todo el peso y a veces más de lo que teníamos cuando comenzamos.

A continuación mencionaremos algunos tips que podrían ayudarnos a la pérdida de peso sin mucho esfuerzo:

Cierra tu cocina durante 12 horas.

Ese debe ser el tiempo entre tu último bocado de la noche y el primer en la mañana, dice Lauren Slayton, RD, autor de El libro “The Little Book of Thin”. Terminar la cena a las 7:30 significa no comer hasta las 7:30 de la mañana del día siguiente.

¿Vas a la cocina? tomate un vaso de agua.Close-up-glass-of-water

Si, se trata de una costumbre de las personas que están en la onda fitness pero es por una buena razón. Según varios nutricionistas la gente confunde el hambre con la sed, especialmente cuando están tratando de adherirse a un plan de pérdida de peso y es de esperar sentir hambre. Cuando te encuentres caminando hacia la cocina, tomar un vaso de agua en lugar de alimentos.

Cuando estés a punto de comerte algo fuera de tu horario normal de comidas, hazte estas dos preguntas:

¿Estoy con hambre?, ¿Qué me provoca comer?, Dice Jennipher Walters, autor de The Anti-Diet Fit Bottomed Girls “podrías estar postergando alguna actividad, o aburrido, o estresado. O tal vez lo que realmente necesita un abrazo. Distráigase durante cinco a 10 minutos, tiempo para decidir si de verdad tienes hambre. “Eso puede tener un gran impacto en la pérdida de peso rápida”.

Encuentra nuevos favoritos.

No te prives; la privación no es un gran lugar para comenzar, dice Walters. “Si quieres dejar de beber refrescos, simplemente no la elimines, trata de encontrar algún sustituto hasta que la vayas eliminando por completo.

Reduce sus porciones, excepto…healthy-snack

Engranda tus verduras, dice Tosca Reno, autor de la serie Coma-Clean dieta. “Dos ramitas de espárragos no son suficiente,” dice ella. Uno de los mayores errores que se puede observar en comidas es comer demasiado de todo lo no se debe. Si comes porciones adecuadas de sólo dos grupos de alimentos-carbohidratos y carne, se acelerará la pérdida de peso y mejorara tu salud. Consejo: Pasta debe ser del tamaño de un puño; la carne debe ser de aproximadamente 3 onzas, aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas o barra de jabón.

Equilibra tu desayuno.

Mucha gente piensa que un yogur bajo en calorías y fruta es un desayuno saludable, pero no es tan saciante, por lo que pronto tendrás hambre de nuevo”, dice Walters. Ella recomienda una comida de la mañana, que incluye un equilibrio de proteínas, grasas, fibra y verduras, tales como huevos fritos con verduras, aguacate o queso, o avena con frutas y nueces.

Esté atento a los azúcares añadidos.

El azúcar es un ingrediente adictivo, cuanto más se come, más se quiere. Cuando disminuye su consumo, el cuerpo va a seguir preguntando por él, pero después de dos o tres días, te sorprenderá la forma en que tu cuerpo responde. Si no tienes ganas de leer las etiquetas de los alimentos, sólo tratar de cambiar de opciones, por ejemplo, en vez de una barra de energía con sabor a manzana comete una manzana entera.

Cambia tu rutina de ejercicio.HE_treadmill-thinkstock_s4x3_lg

Si está atrapado en una rutina elíptica, elimina el cardio de baja intensidad por algún entrenamiento en circuito o entrenamiento a intervalos. En el entrenamiento de circuito, estás haciendo fuerza y ​​cardio, al mismo tiempo, lo que mantiene tu metabolismo y quema la grasa. Una buena sesión de ejercicios en donde el intervalo alterna ráfagas cortas de esfuerzo máximo con zonas de recuperación menos extenuantes resultan ser un desafío muy efectivo y desafiante que sacudirá tu cuerpo y lo sacara fuera de la zona de confort de la rutina.

Por: Imagen & Comunicación

 

0

Añadir un comentario