Estrés laboral

Las emociones laborales que vivimos a diario se deben a un número de factores que inclusive sin darnos cuenta afectan nuestra conducta a niveles que muchas veces ni sospechamos llegar.

El estrés laboral es sin duda una de las situaciones más frecuentes a las que nos enfrentamos en algún momento de nuestra relación laboral.

Factores que dominan esta reacción humana es la demanda de trabajo a la que los empleados nos vemos enfrentados cotidianamente, con límites de tiempo, cargas que no puedan controlarse rápidamente, actividades con las que no se sientan competentes o con las que se responsabilicen demasiado; pero de hecho los factores más predominante son el temor a lo desconocido, mala comunicación y las malas relaciones laborales.

Estudios médicos han demostrado que en la actualidad existen muchas enfermedades consecuentes a este tema, como por ejemplo: dispepsia, gastritis, ansiedad, frustración.

Una de las principales medidas para el manejo del estrés es sin duda una buena salud ocupacional y mental, adicional a una buena comunicación que permita motivar al trabajador, creando un buen clima organizacional, esto acompañado sin duda de pensamiento y actitud positiva.

Una vez contando con estas medidas cada individuo se encuentra en la capacidad de transformar un evento o circunstancia de peligro al estrés, en una motivación o reto laboral manejable que le permita desarrollar potencialidades en busca de una solución optima al problema que se plantea.

Si bien es cierto que la personalidad de cada individuo es un factor que puede variar ante los síntomas del estrés, no es incierto el hecho de que teniendo una buena planificación, comunicación y sobre todo determinación se lograran los resultados atravesando el camino del estrés en un ciclo más llevadero al que otros pudiesen manejar.

Por: Oscarina Rosales

0