¿Qué tipo de dieta haces?

¿Qué tipo de dieta haces?

La alimentación humana no está determinada sólo por cuestiones biológicas, sino que se encuentra influida por factores sociales, económicos y culturales. Muchas veces la dieta está condicionada por la disponibilidad de alimentos que depende de condiciones climáticas y de la ubicación geográfica de cada región.

Tampoco pueden olvidarse los factores personales que determinan una dieta, como el gusto, la influencia de la publicidad de ciertos productos alimentarios, las preferencias estéticas y otras cuestiones.

El término dieta se refiere al hábito alimenticio de una persona. Existen una gran variedad de dietas, algunas de ellas hacen referencia simplemente a un determinado estilo de vida, como la dieta mediterránea o la dieta vegetariana. Las dietas terapéuticas están diseñadas para personas con determinadas dolencias, como la dieta libre de gluten para la enfermedad celíaca o la dieta baja en sodio para las personas que sufren hipertensión.

Tipos de dietas

 Existen infinidad de dietas que están de moda. Temporarias, dietas populares, vegetarianas, etc. que  prometen ayudar a tu organismo con rapidez, pero que rara vez funcionan, porque cuando se abandona el régimen, pierdes tiempo y se agrava tu metabolismo.

  • Dietas vegetarianas

 Se enfocan principalmente en el consumo de productos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, hortalizas, semillas, granos, etc.). Existen tres variantes: la dieta vegetariana estricta, la dieta lacto-vegetariana y la ovo-lacto-vegetariana.

 Aún las personas que siguen dietas vegetarianas estrictas pueden nutrirse adecuadamente, siempre enfocándose en incluir alimentos ricos en hierro, proteínas, zinc, calcio y vitamina B12.

  • Dieta mediterránea

 Se trata de una dieta inspirada en los alimentos que se consumen habitualmente en los pueblos que se encuentran sobre la costa del Mar Mediterráneo, se puede decir que es una dieta saludable, basada principalmente en pescados, frutas, vegetales, granos integrales, frijoles, etc.dieta-disociada

  • Dietas terapéuticas

 Existen muchas dietas terapéuticas, algunas de las más utilizadas son:

– Dieta baja en sodio, para el tratamiento de la hipertensión arterial: se elimina el agregado de sal en las comidas, evitando también alimentos ricos en sodio, como fiambres, embutidos, alimentos enlatados, etc.

 – Dieta libre de gluten, para el tratamiento de la enfermedad celíaca. Se evita todo alimento derivado de trigo, avena, cebada y centeno.

– Dieta baja en purinas, para evitar niveles elevados de ácido úrico en sangre: se reduce notoriamente la ingesta de: cerveza, gaseosas, hígado, riñón, anchoas, sardinas, bacalao, carnes rojas y otros alimentos ricos en purinas.

  • Dietas para adelgazar

En esta clase de dietas hay infinidad de variantes, pero se puede decir que básicamente las dietas para adelgazar.

Enfermedades causadas por la mala alimentación

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la nutrición es la ingesta acorde a las necesidades dietéticas del organismo. Una mala alimentación puede disminuir la respuesta del sistema inmunológico, alterar el desarrollo físico y mental e incrementar la vulnerabilidad a las enfermedades.

Algunas de estas enfermedades son:

  1. Diabetes: Esta enfermedad se asocia con el sedentarismo, las comidas calóricas y ricas en grasas saturadas, etc.
  2. Osteoporosis: Los azúcares, las carnes y las grasas favorecen el desarrollo de la enfermedad. Para prevenirla, la recomendación incluye el consumir de alimentos derivados de la leche, pescado y los granos.
  3. Cáncer: Una dieta basada en excesos de grasa y poco contenido de fibra, incrementa el riesgo de contraer cáncer de colon y estómago.
  4. Sobrepeso y obesidad: La principal causa del incremento de peso es la ingesta superior a las necesidades del organismo, especialmente en lo que refiere a grasas, azucares y harinas.
  5. Hipertensión arterial: El exceso de grasas y sal en la alimentación puede causar hipertensión arterial. La presión elevada impide la correcta circulación de la sangre, lo que puede llevar a accidentes cardiovasculares con consecuencias que incluyen infartos o embolias.
  6. Gota: Esta afección también se asocia con el exceso en el consumo de carne roja, bebidas alcohólicas y azucaradas. Ya que esto eleva la concentración de ácido úrico en sangre causando dolores en articulaciones, pies y rodillas.
  7. Caries: Una ingesta regular de alimentos ricos en azúcar, grasas, hidratos de carbono, conjuntamente con una mala higiene, constituyen el caldo de cultivo para la aparición de caries.

Sabías que…

Las dietas pueden variar de acuerdo a tu tipo de sangre. Lo primero que debes hacer es averiguar cuál es el tuyo y seguidamente, saber que cada grupo sanguíneo se beneficia o perjudica según el consumo de ciertos alimentos. Una investigación reciente afirma  que, cada grupo sanguíneo tiene una determinada función inmunológica en el organismo, por lo que consumir los alimentos adecuados para cada tipo de sangre es de gran ayuda para reforzar y mantener saludable nuestro sistema de defensas. Además, hay grupos sanguíneos que toleran mejor ciertos alimentos, y aquellos alimentos que toleran menos, les causan de aumento de peso, debilitan el sistema inmunológico y a la larga llevan a padecer ciertas enfermedades.

Por: QHSSE

0

Añadir un comentario