Reflexión

¿Es tan difícil aceptar que nos equivocamos? Sí, es muy difícil. Humillante. Hasta asusta. Yo estaba equivocado. Después que admita que estaba equivocado, ¿qué van a pensar los demás de usted? ¿Qué le va a causar eso a su reputación? ¿Cuánta sangre tendrá que sangrar su orgullo? ¿Cuán pequeño se va a sentir?

Es entonces cuando usted se equivoca de nuevo. Los otros siempre pensarán lo que quieran pensar de usted. Si usted piensa que no admitir sus equivocaciones hará que las personas lo admiren más, piensa nuevamente. Decir “Estaba equivocado” puede en realidad hasta mejorar su reputación. Hoy en día las personas prefieren sinceridad y honestidad a perfección. (Sí, ellas ya saben que usted no es perfecto) Si sangra su orgullo, eso le hace bien.

Quien admite sus equivocaciones siempre será la persona más noble del lugar, nunca la menor.

Solo los fuertes pueden decir “Estaba equivocado” y aun sonar como si estuvieran en lo correcto.

Por: Javier Zambrano

0

Añadir un comentario