Una buena lectura

…Cuenta Jesugel que cuando Simón Bolívar, llegó a Europa a los 16 años, tuvo una desagradable constatación:- “Los jóvenes de España, Italia y Francia tienen menos dinero que yo, pero valen más, por qué?” y su maestro Simón Rodríguez le dio la repuesta acertada: “Los europeos son más pobres que Ud. y valen más, por una sencilla razón: porque los europeos leen más.

Cuántos de nosotros podemos alardear de haber transitado Manaos, escalado las cimas de los Tepuyes y conocido la fantástica “Ciudad de las Bestias” que en ella se encuentra, todo en una misma noche? Cuantas de Uds. No se han visto elevadas por épicos romances en alas de tinta negra viviendo las penurias de imposibles amantes que sacrifican todo por estar juntos? Y cuanto nos hemos involucrado en la intensidad de una batalla en pleno ardor entre ejércitos de lejanas épocas hombro a hombro con un héroe de coraje incomparable?.

Desde los inmortales romances de Shakespeare y “Anna Karenina” de Tolstoy, a través de fantásticos mundos donde solo imaginaciones como las de Tolkien, Martin y Erikson  puede llevarnos, y hasta el terror de King y aun con sabor familiar que nos infunde Norberto Jose Olivares en su “Un Vampiro en Maracaibo” los libros en su cualidad mágica nos transportan a través de tiempo y espacio a vivir emociones de la mano de la imaginación de nuestro autor favorito, mientras que a su vez nos alimentan, nutren y permiten crecer como individuos y profesionales, inculcando valores y principios y llevándonos a valer más.

Recordemos que el acto de leer es una extensión de la memoria, que es gimnasia para el pensamiento y la vista y gracias a ellos podemos recordar anécdotas olvidadas, podemos acceder al pensamiento de otros quienes comparten las mismas interrogantes y sumergirnos en el universo de la palabra escrita crea un ser curioso, que se cuestiona a sí mismo y al  mundo que lo rodea mientras fomenta una mejor escritura, amplia el horizonte de nuestros pensamientos, enriquece nuestro vocabulario, nos inspira y hasta hace crecer nuestra tolerancia hacia otros puntos de vista todo mientras ampliamos nuestro bagaje cultural al lado de esplendidos y coloridos personajes .

Si tan solo más seguido nos permitiéramos la indulgencia  de adentrarnos en el placer de leer un poco más seguido entre nuestros apretados horarios, encontraríamos una ventana de entretenimiento, aventura y crecimiento personal de la que ya muchos conocen y sin embargo pocos disfrutan, sea para mejora personal, entretenimiento, aventura o simplemente por estudios, pocas son las cosas que unas horas de lectura no pueda aliviar.

“Los libros son los más silenciosos y constantes amigos, los más accesibles y sabios de los consejeros y los más pacientes profesores.” Charles W. Eliot.

Por:

Luiner Avila

0

Añadir un comentario