Worshop Course, un Curso a la Medida de Maersk Drilling

Hasta las cosas más  básicas y cotidianas poseen una técnica, una forma correcta de hacerlas. Colocar un cuadro en la pared puede ser tan fácil como agarrar el primer objeto contundente que encontramos en el camino, golpear con él un clavo contra la pared y listo…pero cuando el cuadro es una obra de arte costosa o un afiche bien enmarcado entonces ya el clavo puesto de forma torpe no ofrece la garantía que necesitamos, en ese momento nos preguntamos ¿Qué hacemos? Pues la respuesta es muy fácil,  llamamos a un profesional o a alguien que conozca la materia.

En el día a día de los taladros de perforación se presentan muchas situaciones en las que la destreza de los técnicos de mantenimiento que están a bordo es la diferencia entre tener tiempo perdido por la empresa o continuar las operaciones de manera normal.

En este sentido Maersk Drilling Venezuela ha desarrollado un curso de taller y herramientas de mano que nos ofrece a los técnicos de mantenimiento  los conocimientos y técnicas necesarias para resolver de manera rápida, sencilla y con calidad muchos de los problemas que se presentan en los trabajos de mantenimiento.

Este curso cuenta con varios módulos, cada uno destinado a desarrollar las destrezas en el uso de herramientas tan básicas como el martillo, el cincel, la segueta, la lima, el taladro y el centropunto entre otras. Si bien parece traído por los cabellos poner a una persona que paso cinco años en una universidad para convertirse a ingeniero a martillar todo un día sobre un yunque para dar forma a una lamina de metal tan bien es verdad que durante los cinco años de carrera académica nadie se molesto en decirle al bachiller como usar de forma correcta un martillo, aunque todo el mundo sabe que en algún momento lo va a usar y que lo mas probable es que cuando llegue ese momento algunos de sus dedos pague las consecuencias de la falta de técnica.

Apartando el dolor en los brazos y la fatiga que produce el martillar la experiencia del curso fue increíblemente enriquecedora. Atrás quedaron los días en los que atinar a un clavo costaba dos o tres intentos, la facilidad de golpear sin lastimarte las manos vale todo el esfuerzo. Luego la lima de mano, pocas personas saben lo útil que es una lima y lo mucho que se puede hacer con ella, eso sin contar la satisfacción de crear con tus propias manos a partir de un pedazo de metal sin forma una herramienta útil,  tal como una escuadra, un patrón para afilar mechas o una falsa escuadra.

Uno de los némesis de los técnicos de mantenimiento de los taladros de perforación son los tornillos partidos, esto es literalmente como ver al demonio brincando sobre el equipo. No hay una cosa más preocupante que apretar un perno y descubrir que se ha roto y lo peor que parte del quedo en el orificio impidiendo la colocación de uno nuevo. Se requiere de mucha destreza para sacar un tornillo partido, saber taladrar, usar un extractor, reparar la rosca con un macho o sencillamente taladrar un nuevo agujero y hacerle rosca.

Durante el curso de herramientas de mano se aprenden todas estas técnicas, conocimientos invaluables en el campo de trabajo. La seguridad de tener la posibilidad de resolver este tipo de problemas, es un motivador que nos permite a los técnicos tener la seguridad que podemos salir adelante y ser útiles a la unidad.

Al final del curso están los módulos mas avanzados en donde se aprenden los fundamentos básicos de los motores AC y DC, como inspeccionarlos, pruebas de aislamiento y continuidad entre otras. Además del modulo de alineación de equipos en donde se vive en carne propia los frustrante y tediosos procesos de alineación. En este modulo se aprende como resolver los problema de alineación de manera efectiva y utilizando las instrumentos de medición precisos para esta actividad.

Por: Carlos Dominguez

0